Top

Educación Comunitaria

formacion_2

Pasa la Voz entiende la Educación Comunitaria como todas aquellas intervenciones que, dándose fuera del ámbito académico formal, tienen una clara finalidad socio-educativa orientada a proteger los derechos de los NNA y a generar espacios donde estos/as puedan adquirir habilidades para la vida.

La Educación Comunitaria, denominada Pedagogía o Educación Social en otros países del mundo, constituye un tipo de educación que, si bien ha existido siempre concretándose de una u otra forma en distintas prácticas, no empezó a teorizarse, a pensarse y a planificarse, sino hasta hace aproximadamente treinta años. Esa es la razón por la cual, a día de hoy, son tantas las definiciones dadas por diversos autores que no resulta fácil delimitar el término conceptualmente. Ahora bien, sí existen algunos puntos en los que los distintos autores suelen coincidir. Así, de un modo muy simple y general, podríamos decir que la Educación Comunitaria es una forma de educación no-formal, puesto que no está reglada ni forma parte del sistema educativo regular, que tiene como finalidades principales la protección de los derechos fundamentales de las personas y el empoderamiento de las sociedades y los individuos, entendido como la capacidad de participar en condiciones de igualdad en la toma de las decisiones que les afectan y de desarrollar las habilidades necesarias para enfrentarse a la vida autónoma, responsable, activa y constructivamente.

En Perú, a pesar de que las experiencias en este ámbito son muchas y tienen una larga tradición, la Educación Comunitaria no se incluyó en la normativa nacional sino hasta el 2003. Hoy, el trabajo que realizan los educadores/as de los CARs está previsto por la Ley General de Educación del 2003 y regulado por el Reglamento D. S. Nº 013-2005-ED que entró en vigor en el 2005. Este texto, que establece las responsabilidades de las autoridades y de los actores de la sociedad civil en esta materia, en el art. 3 define la Educación Comunitaria como:

Toda aquella educación que se realiza desde las organizaciones de la sociedad que no son instituciones educativas de cualquier etapa, nivel o modalidad, y que tiene como finalidad: ampliar y enriquecer articuladamente los conocimientos, capacidades, actitudes y valores de las personas, de todas las edades, con o sin escolaridad. Se orienta al enriquecimiento y despliegue de las potencialidades y aprendizajes personales, sociales, ambientales y laborales, para el ejercicio pleno de la ciudadanía y la promoción del desarrollo humano. 

Un análisis más exhaustivo de la legislación, nos permitió encontrar un punto que respalda las acciones emprendidas por Pasa la Voz en el transcurso del último año (2013) para formar a las personas que trabajan con niños, niñas y adolescentes y formalizar su situación laboral-profesional. Nos referimos, más precisamente, al punto I del art. 10 de dicho Reglamento, por el cual el Estado debeproporcionar la capacitación de promotores educativos comunitarios. De esto se desprende que, por más que la normativa vigente atribuye al Estado la responsabilidad de generar una oferta formativa destinada a este colectivo profesional, las instancias competentes no están esgrimiendo esfuerzos en garantizar el cumplimiento de las disposiciones previstas. De ahí que Pasa la Voz, junto con las organizaciones aliadas, haya optado por sensibilizar a las autoridades y a las instituciones de formación superior y por promover la implementación de estudios que avalen las prácticas socio-educativas de estas personas y aseguren la calidad de las intervenciones que puedan realizar.